BENEFICIOS QUE NOS APORTAN LOS GATOS

Aunque muchas veces los felinos no tienen muy buena fama,  los que hemos tenido la suerte de convivir con alguno de ellos sabemos lo injusta que es.  No obstante, debemos comprender que un gato no se puede comparar con un perro, ya que estos últimos  llevan mucho más tiempo junto al ser humano y es por eso el carácter más independiente que se les conoce a los gatos.

En el antiguo Egipto los gatos eran adorados como si fueran dioses y recibían grandes honores, tal vez, porque sabían la importancia que este animal representa para el hombre. Hoy en día, podemos decir que la ciencia ha demostrado que no estaban muy equivocados ya que son números los beneficios que aportan a nuestra salud: ayudan a prevenir alergias en los niños o evitar infecciones respiratorias, mejoran el estado de animo…a continuación detallamos algunos beneficios de muchos: 

Mantienen sano el corazón

Según un estudio realizado por investigadores del Instituto Stroke de la Universidad de Minnesota, a lo largo de 10 años de investigación, se pudo determinar que los dueños de gatos tenían un 30% menos de riesgo de morir de un ataque al corazón o por  enfermedades cardiovasculares. Y es que  Los gatos ayudan a liberar el estrés que padecen los humanos, a reducir la ansiedad y a bajar la presión arterial.

 

Resultado de imagen de dormir con gatos

 

previenen el insomnio

los gatos son unos dormilones pero los beneficios que les aporta ese descanso nos los transmiten también a las personas.  Los estudios han demostrado que pueden reducir nuestra frecuencia cardíaca ayudando también a conciliar el sueño más fácilmente.  Y es que dormir bien nos ayuda a activar el cerebro, la memoria, la creatividad, la productividad y el buen humor en general.

 

Sus ronroneos te calman de forma natural los nervios

 Dijo B. L. Diamond que si hubiera que elegir un sonido universal para la paz, votaría por el ronroneo, y es que no andaba desacertado. Los estudios señalan que el ronroneo de los gatos ayuda a reducir el estrés del dueño, así como su tensión arterial. Además, los gatos producen vibraciones de entre 20 y 140 hercios al ronronear, una frecuencia considerada beneficiosa para una gran variedad de enfermedad, según la Scientific American.

 

Ayudan a sobrellevar la depresión y a personas con autismo

Convivir con un gato no sólo disminuye el nivel de estrés, también se ha demostrado que mejora el estado de ánimo y combatir la sensación de soledad.  Ayudan a establecer rutinas en sus cuidados y responsabilizarse creando actitudes más positivas. Además,  convivir con ellos crea vínculos emocionales y ayuda a las personas a socializar más fácilmente.

 

Resultado de imagen de gatos niños

 

Se ha demostrado  que las personas autistas tienen mayor facilidad de relacionarse con animales, en este caso los gatos, y ese vínculo que consiguen generar con ellos les ayuda a sentirse más tranquilos y relacionarse, también, mejor con las personas y el mundo que les rodea. Este cambio de comportamiento se explica a partir de  la producción de oxitocina que se genera al convivir con gatos, acariciarlos… aumentando el sentimiento de confianza en estas personas.

Por todo ello tenemos que dejar a un lado los perjuicios y entender que no podemos esperar de los gatos lo mismo que de los perros pero también, que son un seres ideales para formar parte de nuestras familias y darles un espacio en nuestras vidas.