¿CÓMO LLEVAR A NUESTRO GATO AL VETERINARIO?

A la hora de llevar a nuestro gato al veterinario debemos de intentar comprender como funciona su mentalidad.

Los gatos son animales muy territoriales a los que les gusta la rutina. Cualquier situación que vivan fuera de esa rutina puede suponer, en la mayoría de ellos, una situación de estrés ante la que pueden reaccionar con miedo, desconfianza o agresividad. Es por esto que muchas veces incluso ni los mismos dueños reconocemos su comportamiento fuera de casa.

Para ellos, sacarles fuera de su hogar supone enfrentarse a una serie de estímulos a los que no están acostumbrados: el coche, los ruidos y olores de la calle y de otros animales con los que no están acostumbrados a convivir, el encontrarse en otro territorio que no es el suyo y saber que lo están invadiendo  con el peligro de que haya reprimendas por parte de los animales de ese territorio, enfrentarse a perros que curioseando olfatean sus trasportines … y ante estas situaciones suelen darse reacciones de miedo como saliveo excesivo, descontrol de esfínteres o defenderse a la hora de que alguien, el veterinario o veterinaria, lo manipule. Esto dificulta su manejo y ellos lo pasan aún peor.

Por todo ello, a continuación os mostramos una serie de consejos para que ellos vengan a la clínica de la forma más tranquila posible y una vez en ella el manejo sea más fácil y su  nivel de estrés menor:

2134 5678

(Imagenes de etologiaveterinaria.com)