LA DESPARASITACIÓN DE LOS TRES MESES

 

Cuando hablamos de desparasitación interna o desparasitación trimestral ¿a qué nos referimos?

 

Diariamente llegáis a la consulta confusos en cuanto al tratamiento a de desparasitación externa e interna. Es por esto que con este post queremos ayudaros a entender de forma fácil a qué nos referimos y de cara a qué realizamos las desparasitaciones.

La desparasitación externa es la que hacemos para prevenir a nuestros animales, sobre todo, de pulgasgarrapatas y mosquitos.

 

Resultado de imagen de nexgard    Resultado de imagen de vectra 3d    Imagen relacionada

 

Ahora, cuando hablamos de hacer una desparasitación interna, una vez cada 3 mes, es para proteger a nuestros perros y gatos de los parásitos que pueden afectar al tracto digestivo,  pulmones, e incluso corazón, según la zona en la que vivamos o vayamos a desplazarnos con ellos.

 

Imagen relacionada  Desparasitación todo en uno para gatos

 

Dentro del grupo de parásitos internos, los que más habitualmente encontramos, y de los que hablamos en más profundidad en la sección de Noticias-curiosidades, encontramos:

 

CESTODOS (gusanos planos o en cinta)       NEMATODOS (gusanos redondos)        PROTOZOOS

   – Dipylidium caninum                                         – Ancylostoma                                    – Giardia

   – Tenia                                                               – Toxocara                                           – Coccidios  

.                                                                             – Trichuris

.                                                                             – Filaria

.                                                                              – Thelazia

 

Imagen relacionada

Según en la zona donde vivamos habrá unas parasitosis más frecuentes que otras, pero estos parásitos, con una higiene adecuada y buen control, no tienen por qué ser peligrosos.

Es importante prevenir y, en caso de infestación,  asegurar un tratamiento eficaz para evitar enfermedades, el contagio a personas, sobre todo a niños, y la contaminación del ambiente. En el chequeo anual, junto a la vacunación periódica, nos encargaremos de revisar bien al paciente para ver si hay algún indicio de parasitación  y administrar el tratamiento adecuado.