LOS CACHORROS Y EL JUEGO

El juego es fundamental en el desarrollo de los cachorros ya que a través de él se favorece el equilibrio emocional, la comunicación, el aprendizaje y se crean buenas relaciones sociales con los demás perros y con las personas.  Es necesario que nuestros animales jueguen para prevenir también el aburrimiento y el exceso de energía y ansiedad que puede llevarles a tener conductas destructivas.

En numerosas ocasiones solemos  encontrarnos  con perro con problemas de comportamiento y agresividad hacia los de su especie al no haber sido socializados correctamente de cachorros. Por esto, es importante que estén en contacto con otros de perros, ya sean cachorros y adultos, ya que es así como aprenderán las “normas” sociales de grupo y a interactuar entre ellos.

3190_SaraMartnLpezDeMadrid

La relación con el propietario y demás miembros de la familia también es muy importante. A través del juego se establecen vínculos, se aprende a comunicarse con las personas y también es una fuente continua en su aprendizaje.  Se debería jugar con los perros mínimo 2 o tres veces al día, de 15 a 30 minutos y evitando siempre la mordida en manos y resto del cuerpo. Estos periodos de tiempo ayudan a establecer una rutina para ellos.

e87c7a8c-cc76-4467-9fd9-466be0f784e3

Los perros también necesitan y deben aprender a jugar solos. No debemos interferir ya que es una buena forma de crear independencia en ellos y de que aprendan a desenvolverse en distintas situaciones. Esto favorecerá a que no demanden exceso de atención constante, o también a que tengan recursos para entretenerse cuando pasen tiempo solos en casa. Un buen juguete de habilidad y estimulación mental es el Kong. En él podemos esconder alimentos que tendrán que ir consiguiendo poco a poco.

kongkong-extreme-grande-juguete-para-perro-de-13-a-30-kg-D_NQ_NP_675064-MLM26642311446_012018-F

Hoy en día, según la raza y la edad encontramos distintos juguetes en el mercado. Una buena opción son los juguetes interactivos y de inteligencia, en la que su mente trabaja para conseguir un premio. Un buen juguete de habilidad y estimulación mental es el Kong. En él podemos esconder alimentos que tendrán que ir consiguiendo poco a poco.

Es aconsejable no dejar los juguetes permanentemente a su disposición y se deberían ir alternando según la situación o incluso diariamente, para evitar que se aburran.