LOS PELIGROS DE LAS GARRAPATAS

Las garrapatas son unos parásitos de la familia de los ácaros presentes en toda la península. En el País Vasco vemos garrapatas presentes durante todo el año ya que estas tienen preferencia por un clima húmedo y templado y, si las temperaturas no bajan de 5°C, pueden estar activas todo el invierno. Por eso debemos tener
protegidos a nuestras mascotas todos los meses del año.

Cuando hablamos de garrapatas no debemos dejarnos llevar sólo por su aspecto desagradable, y es que, aunque son parásitos pequeños, pueden transmitir enfermedades muy graves a perros y a personas.

Las enfermedades más comunes en nuestra zona, transmitidas por garrapatas son:

La Babesiosis

Esta es la enfermedad transmitida por garrapata que solemos ver más habitualmente. El parásito destruye los glóbulos rojos por eso el síntoma que más llama la atención es el color oscuro (Cognac-CocaCola) de la orina y a veces el color de las mucosas amarillento. También veremos otros como: fiebre, malestar, pérdida de apetito, fatiga, vómitos, dificultad respiratoria…

La Ehrlichiosis/Anaplasmosis

Las Rickettsias son las bacterias que provocan Ehrlichiosis, infectando los glóbulos blancos. Al principio, provoca fiebre y algunos perros pueden curarse del todo. Otros perros permanecen infectados y desarrollan problemas relacionados con el sistema inmunitario y la coagulación. Esta es una de las características más llamativas de esta bacteria,  que destruyen las plaquetas, encargadas de la coagulación, y los síntomas no se suelen ver hasta dos semanas después de haber sido transmitida por la garrapata. Veremos fiebre, apatía, adelgazamiento y a veces petequias en la piel. Otras veces pueden no manifestar síntomas hasta pasadas unas semanas o meses.

Borreliosis (Enfermedad de Lyme)

Originada por la bacteria Borrelia, se ve más en zonas de montaña y húmedas como la nuestra. Los síntomas que encontramos son: los signos pueden incluir letargo, pérdida de apetito, fiebre, artritis e inflamación de los ganglios linfáticos , pero si no se detecta a tiempo podría dañar el riñón, el sistema nervioso y ser letal.

 

El diagnóstico a tiempo de todas estas enfermedades es importante para conseguir curar a nuestros animales pero lo más importante es prevenirlas.  Para esto tendremos que tener protegidos a los perros con antiparasitarios eficaces contra las garrapatas y, después de salir al campo, al monte… donde es más fácil encontrarlas, deberemos realizar una revisión de la piel de nuestros perros, sobre todo en zonas de pliegues donde se concentra más humedad (orejas, entre las almohadillas y dedos, ingles y axilas…).

 

Si no estamos seguros de saber quitar una garrapata mejor acudir al veterinario. No se deben utilizar productos irritantes ni quemar la garrapata ya que podemos dañar la piel de nuestra mascota. Y recordad que la mejor prevención es una buena desparasitación.