VACUNACIÓN EN GATOS

Las vacunas son una parte importante en el cuidado de nuestros gatos. Con ellas estimulamos el sistema inmune, favoreciendo la creación de anticuerpos, que les ayudará a prevenir distintas enfermedades, algunas de ellas mortales.

 

Hay dos tipos de vacunas: la Trivalente Felina y la de la Leucemia felina. Las enfermedades  contra las que protege la Vacuna trivalente son las más habituales:

  • El Herpesvirus y el Calicivirus son los causantes de la “Gripe Felina”. Estos virus pueden afectar por separado o al mismo tiempo provocando una serie de síntomas como: rinitis, estornudos, mocos, conjuntivitis, lacrimeo, fiebre, úlceras en la boca, pérdida de apetito…Son virus muy contagiosos y si no se tratan pueden derivar en complicaciones como úlceras en los ojos o síntomas crónicos. El contagio entre gatos se da principalmente a través de las secreciones: saliva, orina, heces…

              

 

  • La Panleucopenia o Enteritis Infecciosa Felina, está provocada por el Parvovirus felino. Es una enfermedad muy grave y muy contagiosa entre gatos, a través de sus secreciones (orina, heces…). Afecta sobre todo al aparato digestivo provocando vómitos y diarreas sanguinolentas, fiebre, anorexia… La mayoría de gatitos no suelen superarla y aunque se trata de un Parvovirus, no es el mismo que afecta a los perros.

 

 

Aunque sea menos común, no debemos olvidarnos, sobre todo cuando los gatos salen al exterior, de la de la vacuna para la Leucemia felina: 

  •  Es una enfermedad menos habitual pero sí muy agresiva y mortal. Está provocada por un virus que afecta a los glóbulos blancos, células de defensa del organismo, debilitando el sistema inmune y dejando al gato expuesto a otras enfermedades, por lo que los síntomas pueden ser muy numerosos y variar mucho: fiebre, letargia, mal pelaje, dificultad respiratoria, sangrado fácil, dolor en las articulaciones, ganglios inflamados….

Las primeras vacunas se deberían de realizar después del destete, a partir de los dos meses más o menos.  Hasta ese momento, los gatitos cuentan con las defensas que le ha proporcionado la madre a través de la leche. Las pautas de vacunación varían según el protocolo de cada veterinario. La primovacunación en gatitos, y gatos adultos que nunca fueron vacunados anteriormente, consiste en inhocular  una primera dosis y repetir a la de un mes. A partir de ese momento se aconseja revacunar anualmente a nuestros gatos para garantizar la protección frente a estas enfermedades  y sus síntomas.